Correa Merino & Co

Corte Constitucional declara improcedente acción de tutela para un trabajador del sector privado que pretendía un reintegro por su fuero de prepensionado.

Propuestas mailing-14

La Corte Constitucional se pronunció en la sentencia T-229 del 20 de abril de 2017 (M.P. Maria Victoria Calle Correa) sobre el fuero de estabilidad laboral reforzada para el trabajador prepensionado del sector privado, al decidir un caso en el que una empresa despidió sin justa causa a un trabajador, reconociéndole la indemnización legal por despido, quien alegaba tener la condición de prepensionado.

En esta ocasión, la Corte citó 2 de sus decisiones más recientes sobre esta temática, recalcando que el empleado de una empresa del sector privado a quien le falten 3 años o menos para causar su derecho a la pensión de vejez, es titular de un fuero de estabilidad laboral reforzada, por lo que despedirlo vulnera sus derechos fundamentales.

A pesar de que el accionante sí tenía la calidad de prepensionado (le faltaban menos de 3 años para causar el derecho a la pensión de vejez), la Corte declaró improcedente la acción de tutela en el caso concreto, considerando insatisfecho el requisito de subsidiariedad, porque el accionante y antiguo trabajador (i) había recibido una indemnización por despido de una cuantía considerable; (ii) tenía ingresos a título de honorarios como asesor y como miembro de una junta directiva; (iii) en definitiva, no probó que efectivamente existiera una vulneración a su mínimo vital o un perjuicio irremediable.

Por: Darío Ramírez M.Jose Jaime Posada M.

Condiciones de uso del sitio web