Correa Merino & Co

Es posible excluir a un miembro de la junta directiva que actué en conflicto de intereses.

Por: Camilo Merino J.

Existe conflicto de intereses cuando no es posible la satisfacción simultánea de dos intereses, a saber: el radicado en cabeza del administrador y el de la sociedad, bien porque el interés sea de aquel o de un tercero. Igualmente, ha entendido nuestra Superintendencia de Sociedades que existe un conflicto de intereses cuando el administrador cuenta con un interés que pueda nublar su juicio objetivo en el curso de una operación determinada, así como cuando se presenten circunstancias que configuren un verdadero riesgo de que el discernimiento del administrador se vea comprometido.

El artículo 23 de la Ley 222 de 1995 es claro respecto a la prohibición a todo administrador, entre ellos los miembros de la junta directiva, de incurrir en prácticas de competencia con la sociedad administrada.

La doctrina administrativa de la Superintendencia de Sociedades ha sido clara y reiterativa en afirmar que si un director (esto es, un miembro de la junta directiva de una compañía) actúa en conflicto de intereses o adelanta actos de competencia con la sociedad, esta podrá iniciar en su contra una acción social de responsabilidad (en los términos del artículo 25 de la Ley 222 de 1995, en concordancia con lo determinado en el artículo 233 de la ley mencionada y el artículo 5 del Decreto 1925 de 2009), con el fin de (i) remover del cargo al administrador implicado; (ii) que el administrador sea condenado a indemnizar a quien hubiese causado perjuicios en virtud de la violación de sus deberes legales, por lo cual, el juez competente, según lo establecido en la ley, podrá sancionar a los administradores con multas y/o con la inhabilidad para ejercer el comercio, sin perjuicio de la responsabilidad penal que dicha conducta pueda generar; y (iii) obtener la declaratoria de nulidad absoluta de los actos ejecutados en contra de los deberes de los administradores consagrados en el numeral 7° del artículo 23 de la Ley 222 de 1995.

No obstante todo lo anterior, ni el código de comercio, ni la Ley 1258 de 2008, establece algo al respecto de la exclusión de los miembros de junta directiva en general, ni tampoco contempla en particular la situación de exclusión de un miembro de junta directiva por encontrarse en una situación de conflicto de intereses. Sin embargo, en atención a la altísima capacidad dispositiva que la Ley 1258 de 2008 le otorga a los accionistas para determinar libremente la estructura orgánica de la sociedad y demás normas que rijan su funcionamiento, en nuestro criterio nada obsta para que se incluyan en los estatutos cláusulas tendientes a fortalecer la ausencia de estas prácticas y además se establezcan las causales de exclusión de los directores que actúen en conflicto de intereses o adelanten actos de competencia con la sociedad, y el procedimiento para realizarlo.

Condiciones de uso del sitio web