Correa Merino & Co

Efecto de la no renovación de la matricula mercantil para personas jurídicas

Efecto de la no renovación de la matricula mercantil para personas jurídicas

Establece el artículo 31 de la Ley 1727 de 2014 que las sociedades comerciales y demás personas jurídicas que hayan incumplido la obligación de renovar la matrícula mercantil, en los últimos cinco (5) años, quedarán disueltas y en estado de liquidación.

Lo anterior da cuenta del mensaje disuasivo que se quiere transmitir a las sociedades frente al incumplimiento de esta obligación mercantil. En caso de incumplimiento de la renovación, incurrirán en un riesgo reputacional por el hecho de aparecer registradas disueltas y en estado de liquidación y se verán inmersas en gastos adicionales y trámites de mayor complejidad y regulación derivados del proceso de reactivación o de liquidación.

Al respecto, ya no sólo será responsabilidad de los administradores de las sociedades en mora, ponerlas al día frente a esta obligación, sino que también será responsabilidad del máximo órgano social decidir si reactiva o no la sociedad o si se continúa con el proceso de liquidación.

Adicionalmente, las sociedades en mora y en estado de liquidación corren el riesgo de que cualquier persona que demuestre interés legítimo solicite a la Superintendencia de Sociedades o a la autoridad competente que designe un liquidador para tal efecto, que no esté vinculado directa o indirectamente con la sociedad.

 

Autor: Daniela Lopera

Condiciones de uso del sitio web