Correa Merino & Co

Obligados a Tener Revisor Fiscal en 2017

 

Propuestas-mailing-15_0002_Capa-0

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública, en orientación profesional emitida el 21 de junio de 2008, ha definido la figura de la revisoría fiscal como una institución de origen legal, de carácter profesional a la cual le corresponde por ministerio de la ley, bajo la responsabilidad de un profesional contable, con sujeción a las normas que le son propias, vigilar integralmente los entes económicos, dando fe pública de sus actuaciones.

Con el propósito de contribuir a la confianza pública, la Revisoría Fiscal se fundamenta en el interés público y en la necesidad que sus acciones brinden seguridad a quienes interactúan con los entes económicos, en especial en lo concerniente con el cumplimiento de las disposiciones vigentes, la integridad, confiabilidad y pertinencia de la información suministrada, la diligencia de los administradores y, la eficiencia y eficacia de las operaciones realizadas.

Por tanto, tiene la obligación de rendir cuentas ante las autoridades pertinentes y ante la asamblea general de accionistas, junta de socios o máxima autoridad del ente económico, nunca ante el gerente o los administradores, pues estos, lejos de ser sus superiores, por el contrario, son sujetos pasivos de su vigilancia.

¿Quiénes están obligados a tener revisor fiscal?

La revisoría fiscal está reglamentada por la Ley 43 de 1990 y por el Código de Comercio en sus artículos 203 a 217. Son estas normas las que señalan expresamente quiénes están obligados a tener revisor fiscal.

  1. De manera general, están obligadas a tener revisor fiscal las sociedades y entidades a que se refiere el artículo 203 del Código de Comercio (esto es: 1. las sociedades por acciones; 2. las sucursales de compañías extranjeras; y 3. las sociedades en las que, por ley o por los estatutos, la administración no corresponda a todos los socios, cuando así lo disponga cualquier número de socios excluidos de la administración que representen no menos del veinte por ciento del capital), sin importar si cumplen o no los requisitos establecidos por el parágrafo 2° del artículo 13 de la Ley 43 de 1990.

  1. Adicionalmente, en virtud de lo establecido en el parágrafo 2 del artículo 13 de la Ley 43 de 1990, están obligadas a tener revisor fiscal las sociedades comerciales que a 31 de diciembre de 2016 tengan activos iguales o superiores a 5.000 salarios mínimos vigentes (hoy $3.447.275.000) o ingresos brutos iguales o superiores a 3.000 salarios mínimos vigentes (hoy $2.068.365.000).

Para el caso de las sociedades por acciones simplificadas (S.A.S.) debe tenerse claro, como lo ha afirmado la Superintendencia de Sociedades (oficio número 220-039060 de febrero 11 de 2009) que cuando el artículo 28 de la Ley 1258 de 2008 señala que ‘en caso de que por exigencia de la ley se tenga que proveer el cargo de revisor fiscal’, el mismo está remitiendo a lo dispuesto en el parágrafo 2° del artículo 13 de la Ley 43 de 1990, de forma que las S.A.S. solo estarán obligadas a tener revisor fiscal cuando las mismas reúnan los montos de activos o ingresos a que alude el comentado parágrafo.

Así mismo debe aclararse que el valor del salario mínimo que se debe tener en cuenta para determinar si se está o no obligado a tener revisor fiscal, en los términos de la Ley 43 de 1990, es el valor del salario mínimo del año inmediatamente anterior, puesto que el 31 de diciembre del año inmediatamente anterior es el que se toma como referencia.

  1. Además de las mencionadas anteriormente, las siguientes son algunas entidades que también deben tener revisor fiscal:

  • Asociaciones, Fundaciones e instituciones de utilidad común. 

  • Empresas de servicios públicos domiciliarios.

  • Sociedades de economía mixta.

  • Propiedades Horizontales Mixtas o comerciales.

  • Fondos Ganaderos. 

  • Fondos Mutuos de inversión.

  • Corporaciones Autónomas Regionales.

  • Las Cámaras de Comercio. 

  • Cajas de compensación Familiar.

Por último es importante precisar que cada año se deben cumplir los requisitos exigidos por la ley para que exista la obligación de tener revisor fiscal, lo que significa que si en el 2016 se estaba obligado a tener revisor fiscal, es posible que en el 2017 no, si no se han sobrepasado los topes establecidos. El hecho que en un año se esté obligado a tener revisor fiscal, no significa que en el siguiente también se debe tener revisor fiscal. Esta obligación solo está dada por el hecho que a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior se cumpla con los topes de ingresos y patrimonio respectivos.

Incompatibilidades para el ejercicio del cargo.

Ahora bien, en virtud de su importancia y responsabilidad, al revisor se le exige que desarrolle su labor con criterio personal e independencia frente a los órganos de dirección y administración del ente para el cual presta sus servicios.

Su gestión debe ser libre de todo conflicto de interés que le reste independencia y ajena a cualquier tipo de subordinación respecto de los administradores que son, precisamente, los sujetos pasivos de su control.

El artículo 205 del Código de Comercio establece, como parte del régimen de incompatibilidades, que no podrán ser revisores fiscales:

  1. Quienes sean asociados de la misma compañía o de alguna de sus subordinadas, ni en éstas, quienes sean asociados o empleados de la sociedad matriz;

  2. Quienes estén ligados por matrimonio o parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad, primero civil o segundo de afinidad, o sean consocios de los administradores y funcionarios directivos, el cajero auditor o contador de la misma sociedad, y

  3. Quienes desempeñen en la misma compañía o en sus subordinadas cualquier otro cargo.

Quien haya sido elegido como revisor fiscal, no podrá desempeñar en la misma sociedad, ni en sus subordinadas, ningún otro cargo durante el período respectivo.

Por: Camilo Merino J.

 

 

Condiciones de uso del sitio web