Correa Merino & Co

Rentas Exentas, Tarifa Especial, Descuentos Tributarios y Ley 1429 en la reforma tributaria

Propuestas-mailing-15_0000_Propuestas-mailing-13

A finales del año 2016 se expidió la Ley 1819 de 2016, mediante la cual se adopta una reforma tributaria estructural. Como parte de la labor de actualización de Correa Merino Abogados, a continuación presentamos una síntesis de algunos elementos seleccionados de la reforma en relación con el impuesto sobre la renta y complementarios para sociedades y asimiladas.

  1. Ley 1429 de 2010.

Las sociedades que se constituyan a partir de 2017 no tendrán los beneficios de progresividad en el pago del impuesto sobre la renta que tenían las pequeñas empresas antes de la reforma tributaria. Se deroga expresamente el artículo 4 de la Ley 1429.

Las sociedades que a la fecha fueren beneficiarias de la progresividad en renta mantienen la progresividad en el pago de este impuesto pero partiendo de un pago de una tarifa del 9% durante los dos primeros años del beneficio. Contrario a la progresividad de la norma anterior, la cual se calculaba sobre la tarifa total del 25%, la progresividad que hoy se mantiene, se calcula sobre la tarifa vigente cada año, más 9 puntos porcentuales. Lo anterior parece responder a una política de mantenimiento del recaudo, teniendo en cuenta que los beneficiarios de la Ley 1429 eran sujetos pasivos del CREE a la tarifa del 9%. La crítica evidente de esta norma es que, con independencia de la tarifa del impuesto sobre la renta, el beneficio debería aplicarse sobre la totalidad de la misma.

Por otro lado, los beneficiarios de la norma analizada pierden algunas prerrogativas consagradas a su favor, a saber, la no aplicación de retención en la fuente en materia del impuesto sobre la renta y complementarios y el no sometimiento al régimen de renta presuntiva.

Con la intención de evitar el ánimo defraudatorio, la Ley 1819 de 2016 consagra como causal de pérdida de los beneficios, la variación en la composición accionaria. Consideramos que dicha disposición, además de entorpecer y desestimular la libre negociabilidad de las acciones, parte de la mala fe de los contribuyentes y que por lo mismo no soporta un análisis riguroso de constitucionalidad. Esta disposición fue demandada por inconstitucionalidad, aún no se ha pronunciado la Corte Constitucional al respecto.

  1. Algunas deducciones y descuentos tributarios.

La reforma tributaria introduce cambios en materia de detracción del valor de las donaciones, inversiones en control, conservación y mejoramiento del medio ambiente, así como en inversiones en investigación, desarrollo tecnológico e innovación. Las anteriores pasan de ser deducciones (las cuales se detraen de la base gravable) a ser descuentos (las cuales se detraen del impuesto mismo), salvo en el caso de las inversiones en investigación, las cuales mantienen un tratamiento dual de ser deducción y descuento al mismo tiempo, con los límites establecidos en la norma.

Además de consagrar cortos límites temporales para el descuento de los excesos, la reforma tributaria limitó el monto de los descuentos por estos tres conceptos, al 25% del impuesto sobre la renta. Surge la pregunta si con el cambio de régimen y el límite tan bajo, no se genera un efecto desestimulante de las inversiones en estos sectores y un desestimulo a las donaciones, pues gran parte de las mismas se traducirán en un gasto no deducible ni descontable.

  1. Algunas rentas exentas.

Plantaciones forestales y árboles maderables: se derogó la norma anterior que regía la materia y se incluyó una nueva en los mismos términos, con excepción del límite temporal de este tratamiento beneficiosos, que antes no existía y fue fijado para el 2036. Cabe precisar que la nueva norma no es clara en definir si la renta exenta también aplica en 2017 o si comienza a partir de 2018. De igual forma, resulta interesante mencionar la ineficiente técnica legislativa usada, en tanto el decreto que reglamentaba la materia en la norma anterior, se entiende derogado al haber sido derogada la norma reglamentada, por lo cual se requiere nuevamente la expedición de reglamentación sobre la materia.

Viviendas de interés social y viviendas de interés prioritario: la recién aprobada reforma tributaria deroga la norma anterior e incluye una nueva mucho más detallada, con requisitos específicos y extensible a las viviendas de interés prioritario y a la renovación urbana. Se da la misma discusión que en el caso anterior frente a la posibilidad de tener como exentas las rentas del año 2017.

Venta de energía eléctrica: esta renta exenta estaba prevista inicialmente hasta el año 2017, inclusive, y mediante la reforma se incluyó nuevamente por 15 años (sin ser claro si comienza a contar a partir de 2017 o 2018). Se amplía el alcance del beneficio a la venta de energía eléctrica generada con base en energía solar, geotérmica o de los mares y se exige que las inversiones en obras de beneficio social en las regiones donde opere el generador sean realizadas de acuerdo con la proporción de afectación de cada municipio.

  1. Algunos casos de tarifa especial del 9% en el impuesto sobre la renta.

Servicios en hoteles nuevos, remodelados o ampliados: a partir de 2018, los beneficiarios de la renta exenta que se había otorgado por 30 años a los ingresos provenientes de la prestación de servicios en hoteles nuevos, remodelados o ampliados, deben liquidar el impuesto sobre la renta a la tarifa del 9% por el término en que dicho beneficio se había concedido inicialmente; y en todo caso, si superan los umbrales, las entidades que pertenezcan a esta industrian deberán pagar la sobretasa del impuesto sobre la renta a la respectiva tarifa marginal.

Adicionalmente, la Ley 1819 de 2016 incluye un nuevo régimen para este sector, de conformidad con el cual sus rentas son exentas por 20 años siempre y cuando se construyan, remodelen o amplíen en un período de 10 años en municipios de hasta 200.000 habitantes.

Servicios de ecoturismo: a partir de 2018, las rentas provenientes de la prestación de servicios de ecoturismo que se habían considerado como exentas hasta el año 2022, se encuentran gravadas con el impuesto sobre la renta a la tarifa del 9% por el término en que dicho beneficio se había concedido; y en todo caso, en el año 2018, si superan los umbrales respectivos, las entidades que pertenezcan a esta industrian deberán pagar la sobretasa al impuesto sobre la renta incluida en la reforma.

Por: Sebastián Correa R. y Juanita Betancur M.

Condiciones de uso del sitio web